miércoles, 5 de marzo de 2008

Bromptonlove

Cuando el amor se cruza delante de tus ojos, resulta fundamental llevar la bicicleta limpia como los zapatos, un timbre de invitados, la escarcela llena de conejos blancos y un par de poemas recién escritos.
Hay miradas que iluminan y protegerse con las gafas ahumadas resulta inútil, las flechas del amor son como los rayos del sol durante un día nublado, se desdoblan sin avisar y en cualquier momento, a través de una nube despistada, te alcanzan justo entre las cejas.



Aguardaba a la luz del semáforo, cuando sobre una Dahon boardwalk de color verde, majestuosa como una gaviota, me superó una princesa de pelo oscuro y rizado; le dio al timbre y me adelantó. Bromptonlove se encabritó y nos pegamos discretamente a su rueda. La princesa rodaba con exquisita elegancia hasta que se encontró un jaguar invadiendo el carril-bici, señalizó con el brazo el cambio de carril, giró el cuello, y me encontró sonriendo en el centro del carril, me devolvió la sonrisa, frené y me quedé unos segundos inmóvil celebrándolo, mientras una hilera de rinocerontes aporreaban inútilmente el claxon. Con un solo dedo, señalé al cielo y seguí pedaleando, sin perder de vista las nalgas de la princesa.

Llevábamos el mismo camino y me puse de los nervios. Tracé una media luna y abandoné la estela, me detuve frente a una floristería y compré una rosa.

Como las flores, todas las bicicletas me parecen hermosas. Aumentan la capacidad de observación, multiplican la curiosidad y terminan por convertir la belleza en el mejor de los caminos. Bromptonlove además posee la capacidad de saber cuando estoy enamorado y me proporciona el valor suficiente para declararlo.

Llevaba una mochila negra, vaqueros y una camiseta blanca, exactamente igual que yo, subía despacio, con el piñón de la tranquilidad. Bromptonlove estaba técnicamente preparada para intentar la proeza y me ayudaba a contener el corazón. Estaba decidido a intentar una verónica, coloqué la palanca en torpedo2, me puse la rosa entre los dientes y salí como El Cid Campeador cabalgando a Babieca.
La igualé por estribor y cuando me miró, golpeé el timbre y dejé caer un párpado, cambié a tercera y abrí espacio, la superé y tras cambiar de sentido; cruzármela de cara, para volver a cambiar de sentido y volver a golpear el timbre y volver a superarla para finalmente, aguardarla metros más arriba con el brazo extendido y una rosa en la mano.

La verónica resultó deliciosa, salió perfecta pero la princesa de la Dahon no se detuvo y no me invitó al ático con chimenea, aminoró y sin detenerse, aceptó la rosa, sonrió y se alejó. Me quedé abatido, intentando consolar a Bromptonlove, sentado en un banco y acordándome de aquella tremenda cornada, que después de realizar una de sus mejores verónicas recibió Manolete.
Nos fuimos a celebrar la derrota a la terraza de enfrente, quince minutos más tarde apareció la princesa, dejó su Dahon junto a Bromptonlove, me dio dos besos y me dijo:

-He ido a ponerla en agua.


Oscar Patsi.

La sanidad pública, Bromptonlove y la Princesa, forman un triangulo de complicidad en la cotidianidad de Oscar Patsi.


Más relatos:


AGUA DE COLONIA
EL CID CAMPEADOR
EL JEFE DE LA GUARDIA
ADICTO AL LIFOSIT
EL ASCENSOR
HORMIGAS AFRICANAS
GACELAS AZULES
EL BEBÉ
LA CAMILLA INDIA
LA ROSQUILLA METÁLICA
MI CARDIÓLOGO FAVORITO
EL ARTE
EL GRANO DE ARROZ
ME LO DIJO UNA CUCHARA
EL RINOCERONTE EQUIVOCADO

13 comentarios:

John Shark dijo...

No se quien es más especial si Babieca o tú. Lo que si es cierto que junto sois invencibles.

Y nosotros obsesionados con domar rinocerontes...

No aprenderemos nunca!

kokito de nieve dijo...

Hay que ver lo que puede llegar a dar de sí un carril bici...

... ¡casi tanto como una rosa!

pat dijo...

Lo importante no es el resultado, sino el hecho en sí. Verónica, rosa, esperanzas e ilusiones.

Pero... qué bien que apareciera la princesa.

Astroman dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
John Shark dijo...

Sibusca nombre para la substituta de Babieca, aquí tienes una pista:

Aguila (alazan) del Gral. Porfirio Díaz
Aquilin Raymundo:(Jerusalén liberada)
Aura: Yegua de Philotos
Vicir de Napoleón
Blanco de Napoleón
Copenhagen de Duque de Wellington
Grano de oro de Pancho Villa
Siete Leguas de Pancho Villa
Orphneus de Pultón
Alastor de Plutón
Methee de Plutón
Monius de Plutón
As de oros de Emiliano Zapata
Eritreo (Sol Naciente)
Acteon (La Aurora)
Auriga de Helios
Lampos (El medio día)
Filogeo (Sol Poniente)
Arete del Gral. Mariles
Mancha Caminata Buenos Aires-N.Y.
Gato Caminata Buenos Aires-N.Y.
Balius de Aquiles
Xanthus de Aquiles
Zefiro de Aquiles
Bayardo de Rolando
Byerly Turk, Godolfin, Darley y Arabian (Fundadores del pura sangre)
Boristene Adrian (Se le dedicó un panteón)
Dictador de César
Eclipse el más grande caballo de carreras (1764)
Eous, Peritoa, Aethon y Phlegon (Los cuatro caballos del sol)
Athee de Agamenón
Garabutho del Sultán Salim
Molinero de Hernán Cortéz
Orelia del rey Dn. Rodrigo
Oripelo de Maximiliano
Anteburro de Maximiliano
Phererenis de Marte
Demus de
Sufridor (Viaje de La Patagonia a Alaska)
Palomo del generalisismo Simón Bolivar
Moro: de Facundo Quiroga, a quien León Benarós dedica unos versos: El moro de Quiroga.
Oscuro: del General Justo José de Urquiza.
Bayo-blanco: del General José de San Martín.
Rosillo: del General Manuel Belgrano.
Bayo: del General Paz.
Caballo de Troya: aunque no fue de carne y hueso este enorme animal llevó en su vientre a Ulises y sus soldados para tomar Troya.
Pegaso: de Zeus, dios griego. Se dice que nació del chorro de sangre que brotó cuando Perseo cortó la cabeza de Medusa. Era del tipo "sículo", cruce del ario y del persa, de color blanco.
Janto: de Aquiles: negro y de pura sangre persa. Hacía dupla con Balio, el otro caballo que Peleo, padre de Aquiles, recibió de regalo.
Bucéfalo: de Alejandro Magno. Era negro azabache y una estrella blanca en la frente con forma de cabeza de buey, justamente el significado de su nombre. Se dice que era un indómito animal que temía a su propia sombra, al que Alejandro logró domar, ante la admiración de todos.
Strategos: de Aníbal. En griego significa: General. Era un negro azabache traído de Tesalia (quizá para imitar a su ídolo Alejandro Magno)
Incitatus: de Calígula. Este caballo se cree era de origen hispano y el emperador romano lo nombró senador.
Genitor: de Julio César. Se dice que le puso este nombre en recuerdo de su padre muerto. Génitor significa credor, padre o reproductor.
Babieca: del Cid campeador. Desde la muerte de su amo, nunca más fue montado... y murió a los 40 años (más de 100 años para un humano). Era blanco y aparentemente de raza andaluz.
Marengo: de Napoleón Bonaparte. Tordillo de raza árabe. Fue el más importante de los caballos del general, quien tuvo 130. Marengo recibió múltiples heridas en guerra y murió a los 38 años en Inglaterra. Su esqueleto fue llevado al National Army Museum de Sandhurt.
Rocinante: el otrora rocín del Quijote de la mancha es uno de los caballos más famosos. Don Quijote lo consideraba superior a Babieca y a Bucéfalo.
Ruccio: el burro de Sancho Panza, no tan famoso por su nombre, como por su figura.
Tornado: el azabache caballo de El Zorro.
Plata: del Llanero solitario.
Pinto: de Toro
Kantaka: el caballo de Sidharta Gautama, Buda.
Lazlos: fue el primer caballo de Mahoma. Fue con el que hizo su primera peregrinación a La Meca. Mahoma era un apasionado de los caballos, de allí su dicho: "el diablo jamás osará entrar en una tienda habitada por un caballo árabe".
Fadda: la mula blanca de Mahoma.
Mr. Ed: El caballo que habla
Tiro Loco Mc Cloud
Pampero
Patoruzú
Dandy del Gral. Custer
Vic (pura sangre) del Gral. Custer
Jolly Jumper de Lucky Luke
Comanche (Sobreviviente Little Big Horn)

He de reconocer que alguno de ellos es la primera ves que los veo.

Anónimo dijo...

Querido Kokito, las alondras no necesitan carril-pájaro para volar, el amor no necesita carril-flor para manifestarse; sólo los rinocerontes necesitan el carril-estupidez para poder molestar al resto del mundo y llegar tarde a cualquier parte.

O.Patsñi

Anónimo dijo...

Admirador incondicional de la obra de este aventajado discípulo daliniano no puedo, por más, que expresar una completa admiración, profundo respeto, innegable curiosidad y mi más sincera y cordial felicitación my friend!

frankivanderbrompton

Anónimo dijo...

Querido Frankivanderbrompton, personas como tu hacen posible que los demás, aprendamos a disfrutar de nuestra Brompton.

Oscar Patsí

Anónimo dijo...

...y poetas como tú me hacen creer que pedaleando alcanzaré mi nirvana...

frankivanderbrompton

Anónimo dijo...

Querido Frankivanderbrompton:

Espero que tu lesión esté práctimante curada. Mañana por la tarde, si te parece oportuno vendré a visitarte; ya sabes..Bromptonconcert.

Saludos al personal!

O. Patsí

Anónimo dijo...

Mi lesión va más lenta de lo que quisiera...me muero de ganas de pedalear pero todavía es demasiado pronto...debo tener paciencia...¿mañana martes bromptonconcert...?...¡por supuesto!,me encanta escuchar a Babieca.

frankivanderbrompton

Anónimo dijo...

Fruto de la "elegance" y de una apasionada "enduro" nació la "bmx", una cabrita loca e intrépida, que sin bautizar se dispuso a mostrarme sus encantos y frenéticas piruetas...Un descuido nos quebró la rodilla y con ello el final de otro comienzo...Por fin mi cabrita volvió a casa y su energía me abruma y puedo ver su rostro con el corazón partido y lleno de vida...

¡Adoro el sonido especial del núcleo cuando dejas de pedalear!

frankivanderbrompton

Anónimo dijo...

Lo tuyo si que es poesía Fran...

O. Patsí