lunes, 1 de marzo de 2010

Laponia, ciclismo invernal

Hace ya unos días que hemos regresado de nuestro primer vieja polar. El días 29 de enero partimos hacia Rovaniemi, la capital de la Laponia finlandesa, para realizar un viaje de quince días en condiciones invernales. ¿Y porque…? Por la curiosidad de saber como debe ser pedalear en este tipo de ambientes, lo malo es que nos ha gustado.

De laponia 2010


Como viene siendo costumbre, la dichosa idea se me ocurrió en un momento de baja racionalidad, que no hubiera pasado de anécdota de no haber recibido un “¡Si, vamos!” al comentárselo a César (asiduo de las bici locuras y mecánico de Espaibici). Pero uno empieza a percibir que el mundo no está muy sano cuando a la semana ya gozamos de un sequito de compañía de cuatro personas. David F., David H., Jordi T. y Marta L.

De laponia 2010


El viaje lo dividimos en dos partes, la primera la haríamos todo el grupo al completo como una toma de contacto con el ciclismo rigurosamente invernal. Desde Rovaniemi nos dirigimos hasta Hetta circulando por carreteras. Los 307 km de recorrido quedaron divididos en 4 etapas, hasta Patokoski (50 km), Kittilä (100 km), Muonio (80 km) y Hetta (80 km).

De laponia 2010


Esta primera parte no presentó mayor dificultad que la de adaptarse al frió buscando la mejor manera de vestirse. Por un lado teníamos que abrigarnos lo suficiente como para combatir las bajas temperaturas, una media de -15ºC durante todo el viaje, pero por otro lado resulta imposible dejar de sudar por muy frió que sea el ambiente, esto no significa ningún problema a la hora de pedalear, pero si cuando hacemos alguna pausa, la ropa húmeda se enfría mucho más rápido y esto nos obligaba a parar en sitios caliente como bares o supermercados (que no abundan) o parar solo para beber agua, comer una barrita y continuar. El agua también fue un aspecto a cuidar, a estas temperaturas todo se hiela, el Camelbag lo teníamos que llevar dentro de la ropa, lo más próximo al cuerpo para que no se helara el agua, los termos con té azucarado también nos fueron de perlas.



Durante esta primera parte rodamos por carreteras inmersas en bosques frondosos completamente nevados, esto impedía tener una perspectiva del paisaje pero el ambiente nevado al que estamos poco acostumbrados hizo que no lo llegáramos a aborrecer. Las carreteras eran muy suaves donde predominan las rectas y las curvas muy abiertas con constantes subidas y bajadas de poco desnivel.

De laponia 2010


Al parecer fuimos toda una novedad ya que el periódico más importante de la Laponia finlandesa, el Lapin Kansa, nos hizo una entrevista que cubrió toda la contraportada. Nuestro único referente hasta el momento habían sido dos españoles, el Asturiano Juan Menéndez Granados que realizo la travesía entre Helsinki-Cabo Norte hace un par de años y el madrileño Javier Delgado que el pasado diciembre se fue a cruzar el archipiélago de Lofoten y Vesteralen en Noruega.

De laponia 2010


El día más complicado fue el que nos toco cruzar el parque natural del Pallas-Ounastunturin, fue el día con más desnivel acumulado aun que no merece la pena destacarlo, pero el problema más significativo fue que estuvo todo el día nevando. La nevada de por si no es ni un problema ni una molestia ya que con tanto frió no moja, lo malo es que a lo largo del día se va acumulando en el suelo y al final cuesta un poco más rodar…

De laponia 2010


Una vez llegados a Hetta empezó la segunda parte del viaje, César y yo nos quedamos solos con al intención de adentrarnos en la Laponia más profunda abandonando las carreteras para seguir los snowtracks desde Hetta hasta Kilpisjärvi (200km).

De laponia 2010


Los snowtracks son caminos para motos de nieve que transcurren apartados de las carreteras, suelen tener un uso forestal o ganadero pero en épocas de turismo de inviernos se utilizan mucho para excursiones de grupos en moto de nieve.
Pero por lo visto nos tocó pagar la novatada, de los 200 km que teníamos previsto hacer solo pudimos completar 70…

De laponia 2010


El primer día pudimos completar 40 km desde Hetta hasta Palojärvi, fue realmente duro pero también uno de los mejores días. Pedaleamos entre los bosques y cruzando pequeños lagos helados y nevado con la sensación de encontrarnos en medio de la nada y dependiendo solo de nosotros mismo. Pero esta grata sensación solo duró aquel día, al llegar a Palojärvi nos informaron que a partir de allí los snowtracks eran impracticables. Nos informaron que de haber venido unas semanas más tarde hubiéramos podido realizar nuestros planes ya que los snowtracks hubieran estado en mejores condiciones debido a la gran afluencia de motos de nieve generado por el turismo de invierno de la zona.

De laponia 2010


Esto nos obligó a retomar el cicloturismo para llegar a nuestro objetivo, Kilpisjärvi retrocediendo 50 km para retomar la carretera correcta. Desmotivados por no haber cumplido nuestros planes nos dirigimos sin un plan de ruta específico hacia nuestro destino y eso se puede convertir en una aventura teniendo en cuenta que nos encontramos en una zona de muy poca densidad demográfica en invierno, 3 hab/km2…

De laponia 2010


Esto significó nuestro primer bivac invernal a -20ºC en un punto indefinido a pocos metros de la carretera. No resulto tan duro como pueda parecer aun que nuestros pies no pensaran lo mismo… al día siguiente solo salir del saco nos pusimos en ruta. Tras una parada técnica en un bar al cabo de 30 km para retomar energías y un poco de calor continuamos por la deshabitada zona, al cabo de 40 km se produjo lo inevitable… otro bivac… esta vez fue más soportable para nuestros pies, la temperatura fue la misma que la de la noche anterior pero parece que aprendimos a protegernos mejor del frió.

De laponia 2010


A la mañana siguiente repetimos el ritual de puesta en marcha y sin apenas comer, y des pues de 60 km llegamos a la primera población donde poder calentarnos un poco. En Kilpisjärvi, el único lugar caliente que encontramos fue un supermercado. Todos los bares, restaurantes y hoteles estaban cerrados hasta dentro de unas semanas. Realmente estábamos en uno de los lugares más inhóspitos de la zona. Al final dimos con el propietario de un camping que nos alquilo una pequeña cabaña, un palacio comparado con las dos últimas noches.

De laponia 2010


Nos quedaba solo un día para terminar nuestro viaje y decidimos intentar llegar hasta el Treriksröset, punto donde se encuentran las tres fronteras de Noruega, Suecia y Finlandia, y así recuperar el buen sabor de boca después de nuestro forzado cambio de planes. Así que a la mañana siguiente salimos sin equipaje para realizar el ataque final a nuestro último objetivo.

El recorrido consistía en reseguir el snowtrack que cruzaba el lago de Kilpisjärvi para después llegar al Treriksröset tras unos km por tierra firme.

De laponia 2010


Cruzar un lago helado tan grande durante 10 km es una sensación que no se olvida así como así. Al llegar al final del lago nos toco recorrer 3 km de sendero hasta Treriksröset. Lo habíamos conseguido, nuestro último objetivo había sido alcanzado.

De laponia 2010


Al regresar al pueblo la sorpresa fue mayor, los lugareños nos comentaron que éramos las primeras personas que llegábamos en bici hasta ese punto, al menos por lo que ellos recordaban. No deja de ser lógico ya que en verano solo se accede a través de un sendero que discurre por un parque natural y con desniveles poco ciclables o por el lago con una barca turística, y solo en invierno con el lago helado se puede cruzar el lago en bici y quien va a ir en bici si aquí todo el mundo tiene motos de nieve… pues nosotros.

De laponia 2010


Al final nos salieron 530 km por carretera y 70 km por snowtracks.

En el siguiente blog hay colgada otra crónica en catalán con su traducción googleliana aquí.



Material:

No queremos dejar pasar la oportunidad de hablar del material que hemos utilizado, para no hacerlo muy extenso solo comentaremos lo más destacado.

La bicicleta escogida fue la mítica Surly Pugsley, diseñada específicamente para rodar por nieve poco compacta, arena o barro. Usa ruedas de 3.7-4.0 pulgadas que convindas con presiones de 0.5 bares le da una flotabilidad ideal para rodar por la nieve y la arena.
Este aspecto que nos fue tremendamente útil en los snowtracks nos penalizó a la hora de rodar por carretera (535 km, al final…) ya que estos neumáticos tan anchos admiten una presión máxima de 2 bares…


Los sillines Duopower aguantaron perfectamente las bajas temperaturas.

El termo de Cycleaware fue una gran ayuda en los momentos críticos despuesd e 6 horas a -15ºC el te aun quemaba y a las 12 aun no se había congelado.

Dinamo SON, esencial. Hay que recordar que en esta época y por encima del circulo polar ártico solo hay unas 4 horas de sol, eso significa que es fundamental hacerte ver y a esas temperaturas los sistemas de luces de baterías tienen las horas contadas. La dinamo SON nos dio toda la autonomía que quisimos sin riesgos de quedarnos a oscuras.

El Rohloff nos generó alguita molestia de poca importancia. Rohloff asegura que el rango de temperaturas de su aceite (el que va dentro del cambio) es de +60ºC hasta -15ºC. Esto lo podemos poner en duda… a partir de -10ºC el cambio empieza a fallar esporádicamente cuando se cambia de marchas y durante las dos o tres primeras pedaladas. Y a medida que desciende la temperatura, este fallo se va acentuando, a -25ºC cada vez que se cambia de marcha se sufre este efecto. Nuestra opinión es que el frió hace que el aceite se a muy denso y frena el movimiento de los muelles de los trinquetes. En el próximo viaje optaremos por un aceite de rangos de temperatura inferiores.

Las peores criticas se las llevan los frenos, en concreto los frenos de disco XTR. Parece que el frió intenso, a partir de -15ºC, las pinzas de disco XTR pierden tolerancia entre los pistones y las juntas tóricas cosa que produce perdidas de liquido de freno cada vez que se presiona la maneta, con el consecuente problema de mojar las pastillas de freno y anulando del todo su efectividad… conclusión al cuarto día ya vamos sin frenos. Por suerte el terreno no gozaba de muchos desniveles y solo basta en salirde un poco del camino para que la bici se frenara sola gracias al efecto de frenada por circular por la nieve más profunda. También tenemos que destacar que las demás bicicletas no sufrieron este problema y equipaban frenos Magura, Shimano XT y algún que otro Hayes.

De laponia 2010


Queremos dar las gracias a la marca de bicis Surly y a los calcetines de Mund por haber querido compartir nuestros sueños.

7 comentarios:

Miguel dijo...

¡Enhorabuena! Menudo viaje. Os admiro.

Elmadu dijo...

15 dies dins del congelador, sou uns cracks!!! Felicitats.

Anónimo dijo...

Os envidio profundamente.Sobre todo porque yo no sería capaz de hacerlo.¡Que frío de pensar en vuestros vivacs!.
Mi admiración hacia vosotros es aun mas grande que mi envidia.Salu2.

Pablo C. dijo...

Menuda aventura.
Me surgenunas dudas.
Veo una Surly con Son alante pero no veo freno delantero. ¿Es así?
En la otra me parece ver una rueda con un juego de piñones Alante. me suena que la horquilla delantera también puede ser de 135mm pero en las dos lleváis Rollhoff atrás ¿no?
¿Qué utilidad tienen los piñones?
Puede que haya imterpretado mal todas las fotos.
En cualquier caso gracias por plantearos estas aventuras y por compartirlas.

David Casalprim dijo...

Gracias a todos por los comentarios de admiración pero debo reconocer que me vienen un poco grandes. La verdad es que no hemos hecho nada que sea muy descabellado, solo hemos ido a un ambiente al que quizás estamos poco acostumbrados pero la verdad es que es la mayor parte del viaje no requiere una especial dosis de sufrimiento a excepción de los últimos días, aun así, estoy seguro que mucha gente seria capaz de hacer lo mismo sin ningún tipo de problema. De todos modos Gracias por vuestro comentarios.

Pablo C.,

La verdad es que te has fijado mucho en las fotos. Tienes razón en todo, ahora me explico, ya me disculparás si soy demasiado técnico. Todo empieza por la misma razón, Surly sirve las Pugsley con horquilla de 135 mm de ancho de buje, si que existe la opción para buje de 100 mm pero hay que comprarla a parte.

Esto ha significado tener que hacer una adaptación para instalar la dinamo SON a esta horquilla. Hemos utilizado un adaptador que sirve Surly para poder aparaguar el radiado de las llantas Larg Rim off-set.

Este adaptador lo hemos modificado para compensar los 35 mm que nos faltaban para poder sujetar la dinamo SON de 100 mm en la horquilla de 135 mm. Despues de algunas pruebas de resistencia por la calle le dimos el visto bueno pero no nos atrevimos a montarle un freno de disco para no tentar a la rigidez del invento. Al final con un solo freno ha sido suficiente.

La otra bici la montamos con un buje trasero estándar de 135 mm, al usar este buje teníamos la opción de montar un cassette, y ya puestos se lo montamos, así teníamos una rueda trasera de recambio por si surgían problemas con alguno de los dos Rohloff. Aun que de haber llegado el caso solo lo podríamos haber usado a modo de single speed ya que no disponíamos de desviador trasero, solo de tensor. A esta bici si que le montamos freno de disco delantero y usamos luces delanteras con baterías pero a las 2 horas ya no funcionaban…

A esta bici tenemos pensado montarle un buje trasero de 135 mm con soporte de freno de disco y para piñón de single speed, así ganaremos distancia entre los flancos i conseguiremos un mejor radiado de la rueda.

Si et han quedado dudas ya sabes.

Un saludo

Pablo C. dijo...

Si todo tenía su explicación...
Gracias por aclarármelo.
Me imagino que con ese balón el único freno que se puede plantear es alguno que actúe en el buje.
Lo de tener que elegir freno o autonomía eléctrica es un punto débil pero como habéis demostrado no definitivo.
Lo del buje single alante me parece buena idea porque llevar dos Rolhoff ya sería demasiado ¿no?
Nuevamente gracias por compartir experiencias y conocimientos.

Rubén dijo...

http://tinerbike.blogspot.com/
ta wapo el blog